Agua y Medio Ambiente

Para Nestlé, reducir el impacto ambiental de sus actividades es un esfuerzo constante que involucra a todos los actores de la cadena de valor. Fruto de una gran inversión a nivel global y de un cambio real en la forma de operar y supervisar sus procesos, ha logrado un descenso significativo de sus emisiones creando un valor para la sociedad –mayor eficiencia en el uso de los recursos– y para la empresa –disminución de costos de producción. A través de programas globales como el Nestlé Continous Excellence (NCE), la empresa reduce su impacto ahorrando la mayor cantidad recursos durante la producción, elaboración, almacenaje y distribución de sus productos, contribuyendo así con el gran reto de la humanidad en el siglo XXI: la conservación del entorno y los recursos.

El NEMS se revisa periódicamente y es una valiosa herramienta para medir la huella ambiental de Nestlé, permitiéndole planificar estrategias y desarrollar acciones preventivas.

Nestlé tiene el convencimiento de que su futuro depende del uso responsable de los recursos naturales. El ahorro de agua es otra de las prioridades, y para ello optimiza sus procesos colocando metas fijas de ahorro para cada planta.

Reducir el impacto ambiental en el proceso de producción de alimentos es primordial cuando el objetivo es brindar seguridad alimentaria para las futuras generaciones.